Astrónomos observan la evolución de una nova de principio a fin

nova

Los astrónomos solían creer que la aparición repentina de una luz brillante en el cielo era indicio de una nueva vida estelar, sin embargo, a lo largo de los años se dieron cuenta en realidad no era tan simple.

Las novas son eventos explosivos y no tan comunes que ocurren en sistemas binarios una vez cada 10 años, y que ahora, por primera vez, se han logrado registrar de principio a fin.

¿Qué es una nova?

Una nova es un destello brillante provocado por una fusión nuclear en las últimas etapas de vida de una estrella.

El evento registrado ocurrió en un sistema estelar binario, en la que una de sus estrellas paso de ser gigante roja a enana blanca.

El acercamiento gravitacional entre las estrellas, causó un disco de acreción (de principalmente hidrógeno) alrededor de la enana blanca, proveniente de su estrella vecina.

El hidrógeno se acumuló en la superficie de la enana blanca formando una fina atmósfera que se calentó hasta que eventualmente, la presión de gas resultó extremadamente alta y provocó una rápida y agitada fusión nuclear.

Las capas más externas de la atmósfera de hidrógeno resultan expulsadas hacia el espacio cuando se inicia la fusión, produciendo no solo luz visible, sino tambien rayos X y rayos gamma.

La detección de la nova

La explosión fue estudiada a través del proyecto BRITE, un conjunto de nanosatélites que investigan la estructura y evolución de las estrellas más brillantes y su interacción con el entorno local.

BRITE había pasado varias semanas investigando 18 estrellas en la constelación de Carinae, cuando un día, un nuevo brillo apareció, dando a los investigadores los datos necesarios para confirmar los aspectos teóricos básicos sobre las novas.

La nova fue nombrada V906 Carinae, y se encuentra a unos 13.000 años luz de distancia. Fue descubierta por los telescopios All-Sky Automated Survey for Supernovae (ASAS-SN), justamente al tiempo que había estado bajo observación por parte de los satélites BRITE.

La imagen A muestra a V906 Carinae etiquetada con una flecha blanca. Las imágenes B y C muestran la estrella HD 92063 antes y después de la nova. Crédito de la imagen: A. Maury y J. Fabrega

Debido a el tiempo que tomó la luz en llegar a la Tierra, se podría decir que el evento ya es historia. Sin embargo, es la primera vez una nova es observada incluso antes de su erupción y hasta muchas semanas después.

La agitación interna de V906 Carinae

Los investigadores de BRITE señalan que, internamente, se producen unos choques de partículas aceleradas que podrían dominar la emisión final de la nova mucho más de lo que se pensaba.

La luminosidad de la nova se duplica durante las erupciones, lo que implica que la mayor parte del brillo es debido a estos choques.

Los datos abarcan el espectro radial hasta los rayos gamma, y proporcionan pruebas directas de que los choques pueden impulsar una luminosidad sustancial en las novas clásicas y otras estrellas de visibilidad transitoria.

En la investigación también se reportan observaciones de luz y de rayos gamma simultáneas y correlacionadas en los alrededores de V906 Carinae. Y dado que ambas situaciones ocurren al mismo tiempo, los autores relacionan un origen común en los choques.

Con los actuales estudios realizados desde el ASAS-SN, y otros centros de investigación como el Centro de Transición Zwicky (ZTF) y el Observatorio Vera Rubin, los astrónomos esperan descubrir más y más alta luminosidad asociadas a estos astros.

Las novas en el espacio galáctico local seguirán siendo críticas para probar los los desencadenantes físicos que impulsan estos distantes y exóticos eventos.

El estudio completo de V906 Carinae se encuentra publicado en la revista Nature Astronomy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir