origenes de jupiter

El tamaño y la ubicación de Júpiter en nuestro Sistema Solar ha estado desconcertando a los investigadores durante años, ya que no encaja con los modelos de la formación planetaria conocidos hasta ahora.

En una reciente investigación publicada en arXiv, los astrónomos creen que han descubierto cómo el gigante gaseoso terminó en su curiosa posición.

Modelo de la formación planetaria actual

El lugar donde se formó Júpiter ha sido un problema que ha irritado durante mucho tiempo a los científicos planetarios, ya que parece que los gigantes gaseosos no pueden formarse cerca de una estrella.

La intensa gravedad, la radiación estelar y los poderosos vientos solares impedirían que el gas permaneciera unido el tiempo suficiente para unirse a el planeta.

Según el modelo de formación planetaria, los planetas gigantes como Júpiter se forman en los confines de un sistema solar, migran hacia adentro y terminan muy cerca de su estrella.

Júpiter es el planeta más masivo del Sistema Solar, siendo su masa mayor que el del resto de los planetas combinados, y sin embargo, su órbita se ubica aproximadamente en el centro del Sistema, y no cerca de este.

Simulando el comienzo de Júpiter

La nueva investigación parece haber desmitificado la historia de Júpiter.

La investigación se basó en el movimiento de unos asteroides llamados troyanos que comparten la órbita del planeta más masivo del Sistema Solar.

Órbita de Júpiter alrededor del Sistema Solar, los puntos verdes representan los asteroides troyanos. Crédito de Imagen: Astronomical Institute of CAS/Petr Scheirich

Se colocaron un grupo de órbitas troyanas delante de Júpiter, y otros grupos detrás de él, en regiones curvas que se centran en los zonas especiales en donde se mantiene un equilibrio gravitacional, llamados Puntos de Lagrange.

Según las simulaciones por computadora, el enorme planeta se formó unas cuatro veces más lejos de su ubicación actual, justo dentro de la órbita actual de Urano, y lentamente se abrió camino hacia dentro en espiral a lo largo de 700.000 años.

Esta es la primera vez que tenemos pruebas de que Júpiter se formó muy lejos del Sol y luego emigró a su órbita actual

Simona Pirani, astrónoma de la Universidad de Lund en Suecia.

El Enigma de los Troyanos

No, no son virus informáticos, son un grupo de asteroides en las ayadcencias de Júpiter que contiene aproximadamente un 50 por ciento más de asteroides que el grupo que le sigue.

“Esta asimetría siempre ha sido un misterio en el Sistema Solar”, dice Anders Johansen, astrónomo de la Universidad de Lund.

Para averiguar qué podría haber causado el desequilibrio tan extraño, el equipo de investigación probó una variedad de escenarios temporales e incluso un patrón de migración.

La Formación del Gigante Gaseoso

Los investigadores encontraron que el escenario que resulta dar la distribución que se ve hoy en día ocurre si Júpiter comienza su vida como una semilla planetaria: un asteroide helado a unas 18 unidades astronómicas del Sol, hace unos 4.500 millones de años.

Para tener alguna idea de lo que esto significa, tengamos en cuenta que 1 unidad astronómica se define como la distancia promedio entre la Tierra y el Sol, que es de aproximadamente 150 millones de kilómetros.

Así, según los estudios, Júpiter se formaría a una distancia aproximada de 2700 millones de kilómetros.

Después de ser una semilla planetaria por 2 o 3 millones de años, habría comenzado a migrar hacia adentro a su posición actual de 5.2 unidades astronómicas. Lo que le llevó aproximadamente 700.000 años.

Al comenzar este viaje cada vez más cerca del Sol, arrastrado por el campo gravitatorio del Sistema Solar, el planeta trajo consigo los troyanos, con más en el grupo de frente que en el grupo de seguimiento.

La estructura interna de Júpiter

El desplazamiento de Júpiter hacia el Sistema Solar ocurrió antes de que el planeta hubiera acumulado su gas.

Para ese entonces estaba acumulando la roca que colapsaría para formar el núcleo planetario, así que también es probable que el núcleo de Júpiter esté compuesto de trozos de roca similares a los encontrados en los troyanos, dicen los investigadores.

Si las simulaciones del equipo son correctas, los asteroides podrían ser una fuente útil para encontrar información desconocida sobre el gigante gaseoso.

Podemos aprender mucho sobre el núcleo y la formación de Júpiter estudiando los troyanos.

Anders Johansen, profesor de astronomía de la universidad de Lund.

Con miras a este nuevo conocimiento, la NASA está planeando lanzar una sonda llamada Lucy para estudiarlos en octubre de 2021, así que no tendremos que esperar mucho tiempo para averiguarlo.

Con información de: ScienceAlert

Comparte la ciencia
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

dark-mater-subscribe

Recibe esta y otras noticias en tu bandeja de entrada

Las mejores noticias en tu bandeja de entrada

You May Also Like

Magnetares, los objetos mas aterradores del universo

Los magnetares ¿Que son y que son capaces de hacer?

¿Como supimos estudiar las estrellas?

Como supimos de que elementos están hechos los objetos mas allá de la Luna

Planta de algodón que creció en la Luna está muerta

Una historia lo suficientemente irresistible para los medios afines a la ciencia…

Guía para el eclipse Lunar del 20 de enero

El último eclipse Lunar de los próximos dos años y medio tomará…